Quiénes somos

Un poco de historia…

Tras varios años como Sección dentro del Sindicato de Oficios Varios de la Federación Local de Madrid CNT-AIT, en Enero de 2014 se constituye el Sindicato de Telecomunicaciones y Servicios Informáticos.

En Septiembre de 2015, tras más de un año y medio en la CNT, nuestra asamblea resolvió desfederarse de la Federación Local de Madrid y de la Confederación, debido a cuestiones que hemos expuesto en un comunicado público.

Durante todo este tiempo nos hemos enfrentado, con mayor o menor acierto, a corporaciones como Capgemini, Indra, Banco Santander (ISBAN), Ydilo o Panel Sistemas, brindando solidaridad a los/as compañeros/as y extendiendo la autoorganización. Por otro lado, hemos estado desarrollando labores referidas a la privacidad en las redes, la represión digital y la autodefensa, habiendo lanzado un itinerario con otros colectivos e individualidades para continuar desarrollando estos aspectos. En este mismo sentido, en la medida de nuestras posibilidades, nos dedicamos a realizar talleres de autodefensa digital en distintas ciudades del Estado español.

Nuestros propósitos

Somos una organización de trabajadores/as que parte del ramo de las telecomunicaciones y los servicios informáticos y que reúne también a trabajadores/as de otros sectores laborales, cuestión que alentamos enérgicamente.

Reivindicamos el asociacionismo obrero como una forma genuina de llevar adelante el vínculo entre personas explotadas, que diariamente nos vemos forzadas a vender nuestro tiempo y energía a la burguesía, a cambio de un salario que nos permite subsistir para reproducir la misma actividad todos los días. Vemos en esta asociación la posibilidad de potenciar nuestros deseos y necesidades, generando una comunidad de lucha sin representantes ni intermediarios, en oposición al reformismo y a la democracia imperantes.

A raíz de esto, el medio que utilizamos y promovemos en la conflictividad social es la acción directa, esto es, la lucha sin mediadores, rechazando la intromisión de elementos extraños entre los/as trabajadores/as y el Capital.

Consideramos importante recomponer el tejido solidario que siempre ha existido entre los/as proletarios/as, que la burguesía ha ido desmembrando tras años de imposición ideológica, represión, nacionalismo, etc. Por esto, no nos interesa aglutinar gente bajo unas siglas, sino promover y alentar la autoorganización y la autonomía de clase.

Queremos, con nuestro esfuerzo, continuar aportando a las experiencias históricas y actuales de lucha anticapitalista e internacionalista, hacia la supresión de esta sociedad de clases, el trabajo asalariado y el Estado, por una verdadera comunidad humana donde las personas nos podamos relacionar líbremente, “a cada una según sus necesidades, de cada una según sus capacidades”. Y afirmamos que esto sólo será posible mediante una revolución proletaria mundial.