INDRA

ERE en Indra: la tétrica firma de miles de despidos

El pasado jueves 6 de agosto, bien entrada la tarde, se firmó el expediente de regulación de empleo (ERE) en Indra, que afectará a 1.750 trabajadores de la multinacional tecnológica. La firma del expediente de regulación de empleo es la continuación del pre-acuerdo que se alcanzó entre la sociedad y la mayoría de la RLT el martes pasado, y que Indra ya envió a la CNMV con premura, informando de un objetivo inicial que consiste en el ahorro de 120 millones de euros para consolidar a lo largo del ejercicio 2.016.

El ERE se enmarca en un proceso llamado Plan Estratégico consistente en precarizar y vender activos hasta 2.018, calcando un proceso idéntico que el propio Abril Martorell, presidente de la empresa, ya llevó a cabo en PRISA y Telefónica. Este camino ahora iniciado es, por lo tanto, muy predecible y supondrá no sólo los miles despidos aplicados en este ERE sino el cambio sustancial de las condiciones de trabajo, el despido de más trabajadores en próximos años y la venta de otras divisiones internas.

Desde el lado empresarial, el ERE busca aumentar los beneficios para los inversores y trata de crear una empresa española a imagen y semejanza de otras multinacionales europeas como BAE Systems (UK), Thales (Francia) o Finmeccanica (Italia).

Para los trabajadores de Indra este ERE supone el comienzo del fin, dando vía libre a que la dirección de la empresa haga y deshaga a su gusto aquello que considere oportuno para responder a las conveniencias de los mercados capitalistas y de lo que gobiernos y grupos de presión impongan. Además, consecuencia de ello, es la sumisión absoluta en la que nos sume a toda la plantilla, porque si un ejemplo han sacado los trabajadores de Indra de todo este proceso es que el capital y los inversores siempre ganan.

La firma del expediente es un empujón para quienes repicaron hace un mes que movilizarse no sirve de nada y deja en ridículo los eslóganes que la representación legal de los trabajadores (RLT) lanzó en su publicidad y en sus comunicados. Aún hoy, después de la firma de despidos, y por si fuera poco el hazmerreír, se pueden leer en las cercanias de los centros de trabajo pancartas y carteles con consignas del tipo “Ningún despido en Indra” firmadas por quienes el jueves estamparon su acuerdo.

Más allá de las condiciones alcanzadas (que, para ser honestos, de todo hemos oído entre nuestros propios compañeros de trabajo), los trabajadores salimos de este proceso sin posibilidades de responder ante futuras agresiones a nuestros derechos. La firma del ERE, de este y de cualquiera, supone asumir que los empresarios llevan razón en su teoría de cosificación, así como la propia lógica de usar y tirar del capitalismo. Además, corrobora que los trabajadores tenemos que generar riqueza y beneficios para los inversores porque ellos son dueños y nosotros sus recursos.

Y con la firma de cada ERE, la clase trabajadora va retrociendo, va hundiéndose en el pesimismo y en la misería, en la indefensión, en el conformismo y en cierto nihilismo de que nada es posible fuera del capitalismo. Es terrible firmar un papel, sin vergüenza alguna, para que miles de trabajadores se vayan a la calle y tratar de excusarlo, encima, bajo el prisma de las finanzas (por el lado empresarial) y el consuelo del “mal menor” (por el lado de las gestorías de RRHH).

La firma de un ERE es un acto, en sí, de afianzamiento del capitalismo, y así lo demostraron las acciones bursátiles de Indra el día de su firma: subiendo. Este clarividente ejemplo vacía de contenido los argumentos esgrimidos por cualquiera que se quiera situar como defensor de la clase trabajadora a su vez que justifica este tipo de acuerdos.

Ya tendremos tiempo, algo más adelante, de analizar más aspectos de este terrible ERE, como la posición que hemos tenido los trabajadores o la situación actual de un modelo sindical de Comités y delegacionismo que nos lleva a la derrota más absoluta.

Los trabajadores, por el camino del posibilismo y del “mal menor”, seguimos perdiendo, paso a paso, hasta un abismo que no somos capaces de llegar a intuir.

¡NO AL ERE EN INDRA!

LOS EREs NO SE NEGOCIAN: SE COMBATEN Y SE TUMBAN

SINDICATO DE TELECOMUNICACIONES Y SERVICIOS INFORMÁTICOS (STSI) DE MADRID
CNT-AIT
SECCIÓN SINDICAL EN INDRA SISTEMAS

[web]: www.stsi-madrid.org
[email]: indra@sovmadrid.cnt.es
[twitter]: @CNTIndraMadrid

Más de INDRA

[METAL MADRID] STOP cesiones ilegales en Indra

Los cenetistas de Indra seguimos reclamando el final de las cesiones ilegales, el final de los despidos, la readmisión de los compañeros represaliados y el fulminante cese de las actitudes prepotentes de gerentes y directores que se piensan que somos sus lacayos. ver más

POST-GRADOS Y MÁSTERS PARA TRABAJAR “BARATO, BARATO”

Hay un momento en esto del capitalismo que llegas a confiar a ciegas en cualquier fórmula salvadora que te ofrezcan ante el desaliento provocado por el actual “mercado laboral” (sic). Leemos, escuchamos y vivimos paro. Sufrimos bajos salarios. Padecemos rutina, nula evolución personal y un modelo laboral precarizado. Y en esta situación cualquier espejismo, cualquier fantasía, suena como un discurso celestial para librarnos en cierta manera de la horca capitalista. ver más

[METAL MADRID] Conflicto en Nova Notio – Indra Sistemas Torrejón

Operación Kilo 2013, Sustainability World Index, Plan Director de Responsabilidad Corporativa, galardón Transparencia Internacional…La realidad de Indra es otra bien distinta: cesiones ilegales, despidos, “corralitos” de Directores y Gerentes, congelación eterna de sueldos y un largo etcétera al que sumar nuevamente la represión de derechos laborales básicos. ver más

Indra: Política de congelación eterna de salarios

Regino Moranchel “desapareció” con 9,2 millones de euros bajo el brazo, el Consejo de Administración se sube el sueldo 10,33 millones de euros y mientras los trabajadores aguantamos sin rechistar la losa de esta directiva avariciosa. Bienvenidos y bienvenidas a la política de congelación eterna de salarios de Indra Sistemas. ver más