En CAPGEMINI todo son malas noticias

En Capgemini nos estamos acostumbrando a recibir malas noticias semana sí y semana también. Cuando no son EREs, son intentos de recortes de sueldos y cambios de condiciones de trabajo. Esta vez se trata de unas decenas de compañeros y compañeras que se van a quedar en la “playa”, como llamamos a estar sin proyecto, porque se ha perdido la renovación de un servicio que se prestaba a una importante empresa de telecomunicaciones, debido a una cuestión meramente económica. Los márgenes que tienen que dejar los proyectos en Capgemini son mayores que los de las empresas del sector, ya que hay que mantener a mucho directivo que no produce y al que hay que mantener.

Mes tras mes vemos como compañeros se van al paro mientras la cúpula directiva sigue en sus puestos, sin asumir ninguna responsabilidad por la marcha de la empresa, siguiendo con sus viajes, sus vacaciones pagadas con toda sus familias, sus coches de empresa, sus gastos desorbitados en telefonía móvil, comidas, etc.

Es hora de que los trabajadores y trabajadoras del sector de las TICs se den cuenta, como hemos hecho los que pertenecemos a la CNT, que la única forma de parar estos desmanes es la organización autogestionada para defender nuestros derechos y nuestros puestos de trabajo, sin que nadie decida por nosotros, mediante asambleas horizontales y sin comités de empresa, que solo han servido para llevarnos a la situación en la que estamos, con el beneplácito de los sindicatos pactistas que están del lado de la patronal en vez de los trabajadores y trabajadoras.

Sin liberados y sin subecciones

Unión, acción y autogestión