Tu salud sí es lo primero

Quizá mañana, seamos nosotr@s, tus compañer@s, quienes te llamemos para darte cita con el Neurólogo, el dolor de cabeza por no tener la almohadilla se te hará insoportable. Así como los mareos recurrentes al salir del trabajo por no hacer las pausas visuales estipuladas. Pausas que no son por capricho o por fumarte un cigarro, sino que se tratan de descansos necesarios para tu bienestar, por tu salud.

Quizá mañana, seamos nosotr@s, tus compañer@s, quienes te llamemos para darte cita con el Traumatólogo o con Cirugía Vascular; el dolor de espalda y de piernas por una mala postura, al carecer del reposapiés necesario. Un reposapiés imprescindible, según nuestra prevención de riesgos laborales.

Quizá mañana, seamos nosotr@s, tus compañer@s, quienes te llamemos para darte cita con el Ginecólogo, pues en una plantilla de cerca de 250 personas, donde la mayoría somos mujeres con sólo dos baños, convierte el lugar donde hacemos nuestras necesidades, en un foco insalubre y propenso a la transmisión de enfermedades, no importa lo limpio que intentamos mantenerlo, siempre se mantendrá sucio, por la ley de oferta y demanda de los aseos.

Y tal vez mañana, seamos nosotr@s, tus compañer@s, quienes te llamemos para darte cita con el Psicólogo o el Psiquiatra, pues el ambiente del lugar en el cual trabajas, así como el trato recibido por tus coordinadores –a veces de indiferencia ante tu extraño cuadro de depresión nerviosa: desmotivación, ansiedad, irritabilidad, baja autoestima…

Pero claro, todo esto carece de sentido, son prevenciones de riesgos laborales propios de un teleoperador… y nuestro contrato dice que somos auxiliares administrativos, cuando nuestro trabajo se basa en tener la vista pegada a una pantalla y el oído al auricular.

Indra bmb y la Consejería de Sanidad, son muy conscientes de nuestra situación, de nuestra precariedad, abusando, explotándonos, jugando con nuestra salud, al saber que, por el momento inestable económico en el cual nos hallamos, permitimos, agachamos la cabeza ante éstas irregularidades, por miedo y temor a perder nuestros puestos.

Nada de lo acabas de leer es nuevo para ti, de hecho hace mucho tiempo que te has dado cuenta de ello, y permites que siga sucediendo, que te falten al respeto y tus derechos como persona, como humano. ¿Hasta cuándo seguirás soportándolo? ¿Hasta cuándo vas a seguir tolerándolo? ¿No crees que ya va siendo hora de hacer algo?.

Por ti, por tu familia, por tus compañer@s…

DI BASTA Y COMPROMÉTETE POR UN TRABAJO DIGNO,

PORQUE TU SALUD, SÍ ES LO PRIMERO.

Descárgate aquí el escrito para imprimir.