Reparto de octavillas informativas en Capgemini

El pasado viernes 11 de Julio acudimos a primera hora de la mañana a la sede de Capgemini en Alcobendas. Allí informamos a los trabajadores de la situación del conflicto por cesión ilegal que mantenemos abierto con la compañía, de las acciones represivas con las que esta responde, y de nuestra manera de afrontar estos y otros abusos tan habituales en la empresa.

Tras desaprovechar las oportunidades de conciliación previa que los trámites judiciales establecen, y rechazar igualmente todo diálogo con la sección sindical de la CNT en la compañía, Capgemini finalmente ha provocado el despido encubierto (y en diferido) del militante que presentó demanda judicial por la situación de cesión ilegal en que se encontraba. Esto aconteció apenas dos días después de que se comunicara a la compañía la constitución de sección sindical de la CNT en la empresa, con la persona del militante represaliado como delegado de la misma.

Esta vulneración de derechos fundamentales se ha realizado a través Vipirsa, empresa de precariedad laboral sin más actividad que el tráfico ilegal de mano de obra, como pudo comprobar el delegado personalmente durante el mes que tuvo que pasar en la oficina de la misma antes de su despido definitivo.

El personal que acudía a trabajar esa mañana mostró gran interés al recibir esta información: lógico en una empresa caracterizada por las presiones para realizar aún más horas extras (suprimiendo jornada de verano si es preciso), los despidos de dudosa “objetividad”, las amenazas de traslado forzoso, la obstrucción a las medidas de conciliación (como la reducción de jornada), o el continuo y abusivo recurso a la cesión ilegal de trabajadores.

 

A la Dirección de la compañía no le vendría mal mostrar algo de interés igualmente: el desprecio absoluto hacia la legalidad vigente y los derechos de los trabajadores de que hace gala podría salirle muy caro a sus responsables, con el simple recurso a la vía judicial. El tráfico de trabajadoras que supone la cesión ilegal está tipificado como una falta muy grave en la legislación laboral, y como delito castigado con cárcel en el código penal.

Sin descuidar esta vía, desde la CNT estamos convencidos que la auto-organización de las trabajadoras y la acción directa son la mejor forma de hacer frente a los abusos patronales, como quedó demostrado en Diciembre de 2012, cuando la simple amenaza de huelga por parte de una asamblea de trabajadores tumbó los planes de recortes laborales de la compañía (en forma de Modificación Sustancial de las Condiciones de Trabajo).

Así lo trasladamos siempre, y por todo ello invitamos a todos los trabajadores de Capgemini, incluidos aquellos en situación contractual irregular (como los cedidos por otras empresas), a unirse a nosotros en la defensa y conquista de los derechos que como personas trabajadoras nos corresponden.

 

Y en el conflicto por la cesión ilegal y el despido de nuestro compañero, vamos a seguir realizando acciones hasta su readmisión y reincorporación al puesto de trabajo en Capgemini, del que jamás debió ser expulsado.

SI TOCAN A UNO, NOS TOCAN A TODOS

¡READMISIÓN COMPAÑERO DESPEDIDO!

CONFEDERACIÓN NACIONAL DEL TRABAJO
SINDICATO DE TELECOMUNICACIONES Y SERVICIOS INFORMÁTICOS

SECCIÓN SINDICAL EN CAPGEMINI
capgemini@stsimadrid.cnt.es
twitter: @CNTCapgeminiMad