La lucha sigue por la Contratación Directa en la Biblioteca Nacional

En septiembre de 2010, la CNT inició un conflicto en la Biblioteca Nacional por la readmisión en su puesto de trabajo en la BNE de nuestra compañera Marta, que fue trasladada a la empresa contratista Indra como castigo por interponer demanda de cesión ilegal contra la BNE e Indra. A día de hoy, ya son muchas las compañeras que han denunciado y que se han organizado junto a nosotros/as y, dos años después, continuamos la lucha por la contratación directa de los/as más de 400 trabajadores/as externos de esta institución.

El pasado lunes 10 de diciembre, durante el acto de presentación del Boletín de ANABAD en el Salón de Actos de la Biblioteca Nacional, interrumpimos el orden establecido para denunciar públicamente los despidos masivos de personal externo, la cesión ilegal del trabajo y el desvío de dinero público a manos privadas con el trabajo y el esfuerzo de los/as trabajadores/as de la Biblioteca Nacional.

Desde el escándalo y posterior movilización de los/as trabajadores/as contra la sustitución de bibliotecarios/as por voluntarios/as en las bibliotecas públicas de Madrid, asistimos a nuevas fórmulas políticas de eliminación del empleo público y precarización de los/as trabajadores/as en nuestras bibliotecas. Como ya anunciamos desde CNT Madrid, instituciones como la Biblioteca Nacional de España, que mantiene una plantilla en cesión ilegal de más de 400 trabajadores/as, decidió optar también por fórmulas igual de “rentables” y han aumentado el número de becarios que reciben anualmente, para sustituir puestos de trabajo de personal externo que está siendo despedido con la excusa de la crisis.

No contentos con estas medidas de precarización de la profesión bibliotecaria, nos encontramos ahora con el inicio de una nueva política de contratación de personal en nuestras bibliotecas: trabajadores con discapacidad para contrato en precario. En principio, nadie puede ser contrario a la contratación de personal bibliotecario con discapacidad, puesto que el mercado laboral es tan despiadado que demanda subvenciones y descuentos en la seguridad social para contratar trabajadores/as con discapacidad como forma de ahorrarse un sueldo, como si estos/as trabajadores/as no pudieran realizar el trabajo bibliotecario con igual eficiencia que otro/a sin discapacidad.

En la BNE nos encontramos ante uno de estos casos de abuso de personas con discapacidad que venimos a denunciar. La Dirección ha utilizado la legislación vigente de apoyo a la incorporación al mundo del trabajo de las personas con discapacidad, para implantar un nuevo tipo de esquirolaje y precarización del trabajador. La BNE, además de obligar a ampliar la jornada de trabajo al personal laboral, ha decidido sustituir al personal sujeto al ERE anunciado por la empresa CASTOR INFORMÁTICA – que trabajaba en la Biblioteca Nacional y que ya ha sido despedido – por personas con discapacidad, con la excusa de la finalización de una obra que claramente no ha finalizado porque va a ser continuada con estas nuevas incorporaciones. Además, este nuevo personal no va a continuar en la BNE por mucho tiempo, serán despedidos en cuanto el concurso que se ha lanzado para cubrir esos puestos de trabajo (con un presupuesto de un millón de euros por un año de trabajo) sea regalado a la empresa de turno que consiga convencer a los altos mandos de la BNE.

Desde la Sección de Personal BNE de la CNT de Madrid y con el apoyo de la Sección de Telecomunicaciones y Servicios Informáticos de Madrid, llevamos más de dos años exigiendo la contratación directa de los más de 400 trabajadores/as externos de la BNE. La contratación directa frenaría la precarización de estos trabajadores/as en situación clara de cesión ilegal y supondría un ahorro del 40% del presupuesto destinado a esta contratación, que asciende a millones de euros que bien podrían aportarse para evitar las reducciones salariales de los empleados públicos y para mantener los servicios bibliotecarios que están siendo recortados.

Desde la CNT entendemos que la contratación directa no es sólo una solución que debería aplicarse de urgencia en las bibliotecas públicas, sino que debería extenderse a toda la Administración Pública que lleva ya muchos desviando cantidades ingentes de dinero público a empresas privadas. Dudamos mucho de que esta maniobra sea legal ya que el enchufismo por amistad con altos cargos les da ventaja a los a los intermediarios, que son los que ganan con estas maniobras, y pierden los trabajadores, cada día mas explotados.

http://www.youtube.com/watch?v=itAI2FOrhok&feature=plcp