Origen y miserias del Sindicalismo Subvencionado

A) Octubre de 1977. Los Pactos de la Moncloa: la imposición de un pacto social.

El franquismo tuvo el acierto, el poder y los medios para comprar, absorber, aglutinar y corresponsabilizar de la nueva situación «democrática» a toda una clase política ansiosa por recibir prebendas, cargos y negocios. Sin olvidar una no menos inteligente política de institucionalización de antiguas y nuevas organizaciones sindicales cuyos dirigentes se aplicaron con ansias renovadas a la burocratización con cargos remunerados, al apaciguamiento de unos trabajadores que esperaban más y más y al engaño y a la estafa bajo diferentes ideales. En definitiva, estaban dando por bueno el postfranquismo y pactaban con él.

En medio de una fuerte conflictividad social tuvo lugar el 25 de octubre de 1977 la firma de los Pactos de la Moncloa. Estos acuerdos fueron firmados en el Palacio de la Moncloa entre el Gobierno de España, presidido por Adolfo Suárez y los principales partidos políticos con representación parlamentaria en el Congreso de los Diputados. Estos pactos supusieron la imposición definitiva de la reforma política sobre la ruptura con el franquismo.

La demagogia y la política del miedo jugaron un papel importante. Según Santiago Carrillo, los Pactos de la Moncloa iban a sacar al país de la crisis en el plazo de un año y medio; mientras, otros personajes del momento aludían al riesgo de un posible golpe de estado si no se alcanzaban unos acuerdos de mínimos.

De cualquier manera, mientras los partidos socialista y comunista pudieron implantarse en el nuevo escenario político, el movimiento sindical fue dejado al margen de la reforma, como meras correas de transmisión. Materias cruciales que afectaban a la capacidad de los nuevos sindicatos para reclutar afiliados y negociar convenios fueron subordinadas al establecimiento de la estructura política de la nueva «democracia» parlamentaria.

Los Pactos de la Moncloa permitirían a las clases dirigentes reconstruir la paz social y la disciplina en el mundo del trabajo español. Algo sin duda imprescindible en un país en donde la clase obrera había adquirido una gran capacidad de autoorganización capaz de sobrepasar a comités y burocracias sindicales, que era consciente de su fuerza real y que había adquirido una considerable experiencia de lucha en las condiciones extremadamente duras de los últimos años del franquismo. El pacto social era la herramienta necesaria para restablecer una situación de sometimiento, imprescindible para afrontar una crisis económica que se pensaba resolver con un ajuste duro que, por supuesto, debían pagar los trabajadores.

Una parte fundamental de estos acuerdos sería como controlar al movimiento obrero y a los sindicatos al margen de CCOO y UGT, es decir a la CNT, por entonces la tercera fuerza sindical del país y la única que se oponía al pacto social. Fue aquí por lo tanto donde se creó y preparó la colaboración de clases (concertación social), para lo que se tomó como ejemplo la socialdemocracia alemana. Finalmente se llegaría a un acuerdo sobre la negociación colectiva y la representación sindical con CCOO y la UGT.

Con los Pactos nacían los comités de empresa, nefastos para la lucha no sólo en lo económico, sino también en lo organizativo y unitario como clase, ya que parcializaban las luchas empresa por empresa, cuando las luchas y las reivindicaciones eran y siguen siendo globales. En realidad, los comités de empresa eran de naturaleza antisindical, puesto que la actividad sindical sólo consistía en depositar un voto en una urna cada cuatro años, y los trabajadores -supuestamente representados en su conjunto por el comité- no sentían la necesidad de organizarse para luchar por sus intereses.

Se abría una nueva línea de acción sindicial, basada en el acuerdo, pero también en el secretismo de las negociaciones, que hurtaba a las masas el protagonismo y condenaba a la marginación a quienes no se sumbaban a estos acuerdos.

La CNT se opuso a estos acuerdos desde un primer momento, consciente de que representaban un coste muy elevado para la clase obrera. La crítica anarcosindicalista a los Pactos representaba una amenaza tanto para las medidas de reajuste económico, que hacían recaer el peso de la crisis sobre una clase trabajadora combativa como la española, como para el modelo sindical impuesto.

Por lo que durante él ultimo tercio de 1977 la CNT fue construyendo una convergencia de las fuerzas sindicales y sociales opuestas al Pacto de la Moncloa y que en algunos momentos hizo dudar hasta las dinámicas sindicales de los aparatos y las cúpulas de CC.OO. y UGT, especialmente en Cataluña.

Se trataba de desbaratar el pacto entre el estado y el conjunto de la burguesía que pretendía poner en cintura al conjunto del movimiento obrero español y disciplinarle al plan de estabilidad. La burguesía sabía que sin este consentimiento del movimiento obrero, la transición al chollo de la democracia era imposible.

Las protestas contra los Pactos de la Moncloa tuvieron una gran extensión, reflejando la oposición de los trabajadores a pesar del papel que jugaban las direcciones sindicales de UGT y CCOO fuera de Cataluña. A lo largo de todo el mes de noviembre se celebraron grandes manifestaciones en las principales ciudades del país.

Ante esta situación, lo primero que acordaron hacer los “demócratas” fue cerrar filas en torno al gobierno postfranquista y aislar a la CNT para conseguir que las disidentes cúpulas catalanas de UGT y CC.OO. volvieran al redil de la transición pactada. Los dirigentes de CCOO no tardaron mucho en seguir vergonzosamente la postura de Carrillo, haciendo todo lo posible por desmovilizar y desilusionar a los trabajadores. La dirección de UGT, que inicalmente había rechazado la idea de un pacto social, tanto antes como después de las elecciones de junio de 1977, comenzó a retroceder, manteniendo una postura más ambivalente y afirmando que el PSOE había obtenido mejoras en las condiciones de los acuerdos.

En estos años creció desorbitadamente el desempleo y se produjo un fuerte incremento de la carestía de la vida. La calidad de la vida de los trabajadores y de las clases populares sufrió un importante deterioro, que no tenía la debida respuesta porque las fuerzas mayoritarias de la izquierda ya habían aceptado el pacto político y social y no deseaban poner en peligro lo logrado. El precio fue hipotecar la fuerza de los trabajadores y renunciar a la posibilidad de crear un sindicalismo fuerte y autónomo.

En diciembre de 1977 el gobierno de Suárez decretó la nueva ley de elecciones sindicales para determinar la representatividad de los sindicatos: se había introducido la fórmula electoral parlamentaria en los centros de trabajo. La no delegación de las responsabilidades a través del voto llevaba a la CNT, lógicamente, a no aceptar las elecciones sindicales, que además constituían la puerta de entrada a toda la corrupción sindical: subvenciones, liberados, cargos remunerados, ejecutivismo, etc.

CC.OO. y UGT, en perfecta sintonía con los criterios del PCE y el PSOE, terminarían asumiendo los Pacos de la Moncloa incluso con entusiasmo y hasta lo proclamarían como una gran victoria de los trabajadores.

Fue entonces cuando la respuesta del estado y sus acólitos contra toda disidencia fue contundente, comenzando así el declive de la CNT y del movimiento obrero en general. Pero para el sindicalismo subvencionado la fiesta no había hecho más que conenzar con el primer reparto del pastel. Entre el 16 de enero y el 6 de febrero de 1978, se celebrararon las primeras elecciones sindicales a comités de empresa -CNT mantendría su acuerdo de no participar- donde CCOO y UGT obtuvieron en conjunto más del 70% de los delegados.

A través de la financiación estatal que recibían por la representación obtenida, los privilegios concedidos como “sindicatos más representativos” y la restricción creciente de los derechos democráticos internos de la afiliación, se fue fortaleciendo una burocracia dirigente, cada vez más independiente de la base afiliativa y de los trabajadores, y más dependiente del aparato estatal y de la patronal. Las huelgas, a diferencia del período anterior, se daban ahora sólo por motivos económicos y, a pesar de que las direcciones sindicales habían aceptado los topes salariales, muchas movilizaciones se enfrentaron a la pérdida de poder adquisitivo provocada por los Pactos de la Moncloa.

Como se pretendía, el Pacto Social había traido la paz entre clases, o lo que es lo mismo, la derrota de una clase trabajadora totalmente desarticulada.

B) Siglo XXI. ¿Cual es la situación actual?

Teniendo en cuenta la situación en la que nos encontramos: de carencia de unidad, carencia de fuerza, atados de pies y manos ante la patronal y el gobierno de turno, con contratos basura, paro y la negociación colectiva basada siempre en lo que la patronal y el gobierno quieran; la clase trabajadora está más indefensa que nunca.

Recordemos lo que decían CC.OO. y UGT, y demás sindicatos defensores de las elecciones sindicales, después de los Pactos de la Moncloa: “Los Comités de Empresa son órganos unitarios de los trabajadores, evitarán su división, aumentará la fuerza de los sindicatos, mejorará la negociación en la empresa, y potenciarán las asambleas como órgano de decisión”.

¿Qué decíamos y decimos la CNT? Que los comités de empresa son órganos corporativos e insolidarios que dividen a los trabajadores empresa por empresa, haciendo un sindicalismo vertical y practicando el parlamentarismo, y por tanto dividiendo a los trabajadores. Hacen de los sindicatos órganos burocráticos al servicio de la patronal y del gobierno, quienes los mantienen, ajenos así a los intereses de los trabajadores. Las asambleas desaparecen, puesto que los comités tienen toda la capacidad de negociar, y estas se convierten en órganos inservibles, puesto que son consultivas, no decisorias. Los sindicatos pierden su fuerza, puesto que los trabajadores no vemos en ellos nuestra arma de defensa frente a la patronal.

A día de hoy podemos decir abiertamente que los sindicatos CC.OO. y UGT constituyen la mayor empresa del estado. Reciben más de 32.000 millones de las antiguas pesetas de las arcas del Estado cada año, según las cifras aparecidas en el BOE. Sus ingresos totales son muy superiores, y muy difíciles de calcular, pues a ese montón de dinero habría que sumar lo que reciben del Fondo Social Europeo, de cada una de las Comunidades Autónomas y de otras instituciones. Según algunas fuentes, el número de personal liberado y empleado de los dos sindicatos supera los 200.000, disfrutando mucho de ese personal, por cierto, de empleos precarios y cobrando en negro dentro del “sindicato”.

CC.OO, junto a UGT, no solo firmaron todo lo firmable para legalizar y regular las empresas de trabajo temporal (E.T.T.) sino que, además, en abril de 2004 reclamaron que se anulasen las cláusulas que en determinados convenios colectivos limitan o impiden la contratación a través de este tipo de empresas.

Reforma laboral, decretazo, reforma de las pensiones… No pueden entenderse estos continuos ataques hacia la clase trabajadora por parte del estado y la patronal, sin el papel fundamental de apaga fuegos desempeñado por estas entidades mal llamadas sindicatos.

Si nadie trabaja por ti, que nadie decida por ti.

Frente a las elecciones sindicales…

ABSTENCIÓN

Descargar texto para imprimir