¡Libertad sin cargos para los Titiriteros!

El pasado viernes 5 de febrero nos llegó la noticia de que nuestros amigos, compañeros y titiriteros, habían sido detenidos y acusados de enaltecimiento del terrorismo por representar la obra de títeres “La bruja y Don Cristóbal”.

La denuncia de un “ciudadano” y la atención mediática orquestada desde el poder, que los condenó a prisión desde el principio, nos hizo temer lo peor y así fue. Tras cinco días en prisión por difundir los montajes policiales y los abusos del poder, los titiriteros fueron puestos en libertad con cargos y obligados a presentarse diariamente en comisaría.

Desde el STSI entendemos que todo lo ocurrido responde a una lucha por el poder político, y que los titiriteros están siendo utilizados por aquellos que solo actúan por un interés, en este caso, el suyo propio de mantener su sillón en el Parlamento y en el Ayuntamiento. Mientras unos denuncian escandalizados, los otros se unen a la misma denuncia, y por el mismo motivo, no perder votos.

En toda esta locura demócrata, que llevó a nuestros compañeros a prisión, hay un elemento sobre el que reflexionar como clase. La denuncia a la policía de ese “ciudadano” tan preocupado por sus hijos, y del resto de la población que lo entiende y lo respalda, debería como mínimo hacernos pensar de qué forma el capitalismo atraviesa nuestras vidas hasta apoderarse de nuestra manera de entender y actuar sobre nuestro entorno. Y no decimos esto por estar o no de acuerdo con el contenido de la obra, sino por la manera en que afrontamos lo que no toleramos. Desde el STSI hay muchas cuestiones que no toleramos y que combatimos cuando algún elemento que repudiamos, actúa amparado o no en la libertad de expresión o el respeto a la Ley. No toleramos el racismo ni su expresión pública, no toleramos la explotación de nuestros hermanos y hermanas de clase, los abusos, montajes y existencia propia de la policía y los políticos. En definitiva, no toleramos las formas económicas y sociales del capitalismo, ni la mediación del Estado. No lo toleramos, pero no aceptamos intermediarios para solucionarlo. La justicia burguesa y la policía son instituciones ajenas a nuestra clase y, al igual que la política, existen para mantener la explotación que sufrimos y combatimos. Si algo no nos gusta, actuamos desde nuestra clase contra lo que nos oprime, de forma directa y sin la tutela de nada ni de nadie.

No nos gustaría acabar sin mencionar a los medios de comunicación, que han servido a los intereses del poder político desde el principio en este asunto. Valga recordar que Rita Barberá era la noticia del día cuando los titiriteros entraron en prisión, pero ésta solo apareció mencionada a pie de página en algún periódico digital. Cuando terminó la obra ficticia de “La bruja y Don Cristóbal”, comenzó la obra que verdaderamente debería escandalizar a la sociedad: Se abre el telón de los medios de manipulación, las marionetas ebrias de poder hacen declaraciones y comunicados con la única precaución de no perder muchos votos. Los terroristas se felicitan, han encerrado a dos artistas y anarquistas, sin demasiado montaje, sin juicio previo.

Aquellos que de verdad mueven los hilos, nos siguen manteniendo entretenidos mientras hoy nosotros somos un poco más pobres y ellos un poco más ricos.

Necesitamos más títeres desde abajo, porque a los de arriba los tenemos que tumbar.

¡Libertad sin cargos para los titiriteros!

ejemplo-cartel-web